31 de julio de 2008

Potosí, Oruro, La Paz, Copacabana

Acá en Bolivia no hay campings, pero encontramos habitaciones con baño compartido que son muy baratas, asique dormimos rrrreee bien. En Potosí nos quedamos dos días, la recorrimos bastante: es una ciudad grande que sube a los cerros bañados de casitas color ladrillo. Así a la vista se ve una de las montañas bien dañada por las minas que le sacan toda su riqueza natural. Está lleno de subidas y bajadas y no existen las manzanas definidas. Por las veredas está lleno de collas vendiendo lo que sea y los autos y mini colectivos revalsan las callecitas, ¡y no dejan de tocar bocina!!!


Nos fuimos a Oruro por asfalto seee seeee!!! Pero nada de derechito, subidas y màs subidas! qué trabajo para la Celestina. En esta ciudad cambia todo, ya es más parecido a las ciudades que conocemos, aunque se empeñan en subirse a la montaña!!
Quizimos ir a conocer un museo, nos tomamos un colectivito que cruzó toda la ciudad, pero cuando llegamos estaba cerrado a pesar del: "No, este museo está abierto siempre" que nos dijo con seguridad un policía turístico. Paren de mentirnos!!!
Pero igual nos divertimos porque justo en ese lugar se estaba festejando una fiesta típica: "Huasi". Ellos bailan, toman, comen y se ponen las mejores ropas durante una semana!!!!!! que aguante! (vasquitos les hacen la competencia!) Aunque preguntamos no sabemos bien de donde sale esta fiesta, encontramos un chico que nos dijo que tenían tanta plata porque eran contrabandistas y podían festejar de esa manera. Eso puede ser porque la verdad que nos resultó raro toda esa extravagancia en el medio de tanta pobreza. Lo particular es que se turnan por familias para pagar la fiesta cada año, y cada una de ellas se distingue vistiendose todos iguales, hay muchos colores y es lindo de ver.


Antes de irnos le dimos un baño a la Estan! Se lo recontra merecía!!!!! Pero le duró menos de una hora ya que saliendo de la ciudad nos encontramos con un "bloqueo" (un piquete de mineros) y tuvimos que agarrar un desvío que adivinen que: era todo de tierra!!! una nube constante que dejo a la Celestina bien marrón. Y bueno che, hicimos el intento de tenerla limpia pero me parece que ella quiere estar bien sucia para demostrar que es aventurera!!

A lo lejos se divisan las primeras montañas nevadas y de repente aparece una super super super grande Potosí, pero no es Potosí, es La Paz, la capital de Bolivia... son miles y miles de casas que están en un pozo entre montañas, es impresionante de ver.



Así de impresionante fue entrar, vivimos el caos de tráfico más grande del mundo! Imagínense una Capital Federal sin que se respetan reglas, sin semáforos, calles muy angostas, el triple de colectivos que se meten por todos lados, y lo peor le tocó a Aymi mientras manejaba: estabamos en el medio de ese caos cuando una de las avenidas de ingreso estaba cortada y nos tuvimos que desviar en un aluvión de autos pegoteados, con un auto bien pegado adelante y otro atrás y encima en SUBIDA!! Se le apaga la camio y hay que encenderla para avanzar de a milímetros, apretando el acelerador y el freno al mismo tiempo, imposible, la Estan se va para atrás y chocamos al taxista que le respiraba en la nuca. OUCH! Estacionamos cuando pudimos y no le habíamos hecho ni un rayón! pero el taxista siguió con su super humor bien enojado! Tuvimos que deshacernos de otro policía que se empeñaba en "arreglar el asuntito" pero no tuvo suerte porque Aymi dijo: "Tenemos todo en regla, a qué comisaría hay que ir?", se asustó y se fue.
Además del inconveniente al entrar todo era complicado, no encontrabamos lugar para estacionar ni para dormir. Por suerte encontramos una familia argentina que estaba en la misma situación que nosotros y nos alentamos mutuamente. Pensamos entre todos que lo mejor sería irse a primera hora de la mañana. Y el destino hizo que nos encontraramos 4 veces con ellos de casualidad en una capital caótica: Increíble!
Así fué, huímos hacia Copacabana, y que buena decisión!, llegando ya se ve el Titicaca, qué lago inmenso! hasta tuvimos que cruzar con la Celestina en "ferry"!!! (vieron que es aventurera en serio).

La ciudad es antiquísima y está a orillas del lago, un lugar hermoso y muy tranquilo. También baratísimo! Si, señoras y señores conseguimos una habitación con baño privado por solo $10!! Salimos a un lindo bar donde conocimos a dos brasileros de Belo Horizonte, muy buena onda, les mandamos un abrazo gigante!


Pasamos todo un día en la Isla del Sol que está a casi 3 hs en bote. Allá hay ruinas de los Tiwanakus, una civilización que abarca gran parte de Bolivia y que consideraba este lugar como sagrado, todavía hay ciudades que se están descubriendo debajo del lago, ya que este al crecer las dejó perdidas. También vemos unos paisajes que parecen caribeños mientras caminamos desde el norte hacia el sur de la isla por 3 horas.



Nos volvemos a encotrar con los argentinos y nos despedimos porque nosotros seguimos para cruzar otra frontera, Perú allá vamos!!!!!

25 de julio de 2008

Jujuy (Purmamarca, Tilcaram Humahuaca). Bolivia (Villazón, Tupiza)

Decidimos finalmente no ir a Chile ahora, ya que está haciendo 20 grados bajo cero y es mucho riesgo para la camioneta. Por eso seguimos para arriba y nos vamos derecho a Bolivia. Nos dijeron en Salta, que para pasar la frontera necesitamos si o si la VTV del auto asique estamos muy indecisos si hacerla o no porque piensen que es un auto viejo y ni siquiera tiene FRENO DE MANO!! pero tampoco nos iban a dejar pasar, asique asi sin pensarlo nos mandamos al centro de Revisión de Salta, después de pasar una noche en el mecánico, donde dormimos y cocinamos como en casa!

En la revisión todavía no sabemos como pero safamos y salimos chochos con nuestra VTV!! asique a seguir viaje.

Siguiendo viaje pasamos de largo Jujuy capital, ya que descubrimos que no nos entusiasman mucho las grandes ciudades, asique llegamos a Purmamarca, un mini mini pueblito que nos pareció hermosísimo, ya que refleja bien lo que es el norte de nuestro país: repleto de casitas de barro, calles de tierra o empedrados, collas por todos lados, cicus, charangos, bombos y colores y más colores, completando con el bellísimo cerrro de los 7 colores.

Tilcara es el próximo pueblito y es parecido pero un poco más grande y menos pintoresco, también es muy muy lindo. Ahí festejamos un simulacro del "día del amigo" solitos =( fuimos a tomar una cerveza y comimos unas buenas milanesas a la napolitana con papas y huevos fritos! pero no se preocupen madres! Aymi cocino un rico guiso de lentejas (mas sanito eh!) debuté pero salió muy bueno (gracias ma por la receta y aguante la cocina de Tizón!)
Fuimos a hacer un poco de deporte, no saben lo que cuesta en la altura! y caminamos un montón para recorrer la Garganta del diablo, un lugar a 3.800 mts sobre el nivel del mar.

Ya saliendo para Humahuaca, nos hicieron dedo unas chicas, solo pudimos subir a una porque a la Celestina le cuesta subir con mucho peso. Después en el camping de Humahuaca nos reencontramos con sus dos amigas. Ellas eran dos brasileras y una uruguaya. Completaron el planisferio una colombiana, un ingles y tres rosarinos que estaban también en el camping. Nos divertimos muchísimo a la noche cuando se armó una choripaneada con un par de damajuanas cantamos los himnos nacionales respectivos, bailamos canciones típicas de cada país, inventamos el choripapa, comimos un postre brasilero a base de leche condensada y nesquik! QUE DIVERTIDO! GRACIAS CHICOS!

Humahuaca no nos pareció muy lindo, quizás porque nos tocaron días de viento y frío, pero el lugar es bastante sucio, seco y árido. Igualmente sigue teniendo ese encanto de la gente y todo lo que lo rodea que nos hace sentir que vivimos en el 1700.
Acá también intentamos vender algo pero sigue sin funcionarnos, hizo mucho frío y había poca gente, aparte se nos volaba el paño y tuvimos que irnos...no sabemos que pasa que la surte no nos acompaña pero igual estamos tranquilos!

Partimos hacia nuestra primer frontera con un poco de nervios y alegría juntos. Llegamos a la Quiaca y enseguida fuimos a cargar algo de gasoil y al cruce. Ahí todo nos pareció muy movido, gente caminando, gendarmes por todos lados. Pancho se bajó a presentar los papeles y yo (Aymi) me quedé no se porqué, medio nerviosa en el auto. Después de idas y venidas, todo estaba OK y pasamos.

Enseguidita, "ahicito" (como dicen acá) está Villazón, Bolivia. Una ciudad horrrrrrrible, ya que es una ciudad fornteriza, hay mucha gente vendiendo, suciedad, desorganización. La primera impresión de Bolivia no fue la mejor, pero nos encantó conocer este mundo también, que a tan solo unos metros cambia totalmente.
Conseguimos una piecita para dormir y dejar la Estan, al día siguinte partimos a Tupiza, la ciudad más próxima. No teníamos idea como iba a ser el camino. Intentamos preguntar pero como siempre acá en Bolivia te dicen cualquier cosa, indican mal. Resultó que el camino era todo de ripio y después de 4 horas logramos hacer 90 km y llegar.
Este pueblito es un poco más lindo, fuimos a comer un super sandwich de lomito con papas y verduras fritas por solo 4 bolivianos (2 pesos argentinos). En este lugar nos encontramos con un pequeño humorista que quizo hacerse amigo de nosotros, nos preguntó por qué visitábamos su país y nos contaba chistes, un divino!

Cuando nos despertamos al día siguiente quizimos ir a retirar plata, ya que no pudimos en Villazón y teníamos solamente 1 peso argentino. En Tupiza tampoco pudimos!!!!!!!!! no podíamos creerlo, nos habían dicho que acá podíamos retirar seguro y era mentira!! no había cajeros!!!!
Queríamos irnos pero debíamos pagar el hospedaje! y como le explicabamos a la dueña??!! sólo aceptó cuando le dimos una silla de camping que estaba nueva ya que no la usabamos y la teníamos guardada (perdón pa!! me encantó tu regalo pero nos salvó!!!!).
Eso no era todo, debíamos pagar el peaje saliendo del pueblo, y cómo convencíamos ahora a la policía!!!!!!?? que nervios! Pero bueno con carita de pobrecitos y un "es que no tenemos plata" nos dejaron seguir.
El viaje hacia Potosí fue durísimo, nos habían dicho que eran 6 horas y que después de la segunda aparecería el asfalto... MENTIRA!! Hicimos solo 87 km en pavimento y el resto en tierra horrrible, con serruchos constantes, piedras y precipicios.
De tanto estrés tuvimos que parar a comer una sopa (lo único que teníamos) en el medio de la ruta.

Al fin llegamos después de 9 1/2 horas de viaje, pudimos sacar plata, nos bañamos, comimos y dormimos como bebés.

Nota: MAMÁS, PAPÁS Y TODOS LOS QUE SE PREOCUPAN: Fue una experiencia dura pero muy buena para nosotros, nos ayuda a saber enfrentar situaciones. Pero sabemos cuidarnos, no se preocupen SOMOS FELICES!!!!!!!



17 de julio de 2008

Salta: Cafayate, Capital

Saliendo de Amaicha están las ruinas de Quilmes, huella de una civilización increíble que resistió 130 años de luchas, primero del imperio incaico y después de los españoles. Dejamos la camio con un cuidador muy particular y nos fuimos a caminar. Este es el lugar donde vivían:







Cafayate es hermosísimo, como todos estos pueblitos norteños, pero a diferencia que este está muy cuidado, pintado, en fin, preparadísimo para el turismo. Y lo coprobamos, está lleno lleno de gente! pero no nos compraron nada!!!!!!!! Itentamos vender y solo logramos $10 en 2 días!





Nos fuimos a una peña donde nos divertimos mucho, hasta Aymi bailó la chacarera sin tener ni idea!!

También comimos empanadas en un lugar muy lindo y dejamos nuestra huella como mucha gente

Todo es recontra caro asique partimos hacia Salta capital, pero en el recorrido encontramos uno de los caminos más lindos del viaje: paramos a cada rato a sacar fotos:





Salta es una ciudad grande, le dimos un vistazo pero volamos al camping municipal porque estábamos muy cansados. Después de una ducha salimos de nuevo, acá también esta poblado de gente que nos abomba un poco. Pero recorrimos un poco, la plaza y alrededores es divino y el clima acompaña. En un ratito vendimos $14 y nos fuimos a comer al camping...