18 de octubre de 2009

Nos vemos a la vuelta


La carretera se volvió mar... más allá del horizonte hay algo que nos llama la atención.

Nos vamos de viaje dentro del viaje... en 15 días les contamos!


VER FOTOS DE CUBA

6 de octubre de 2009

Cuevas de la Candelaria, Tikal, (Guatemala); Belize; Calderitas, Tulúm (Mexico)

Después de dar millones de vueltas para poder traerlos desde El Salvador, los libros de "Uniendo las tres Américas" ya están con nostros. Nos animamos a imprimir los escritos de Aymi y esperemos lograr así que mucha más gente se anime, a su vez, a hacer lo que le guste; es difícil (si fuera fácil sería aburrido) ¡pero cuántas risas y satisfacciones hay en estas páginas que demuestran que todo es posible!



Nos fuimos de Cobán después de conocer a un gran amigo, Fidel. Aparecido en el momento justo para ejercer su barita mágica en la esquina de su casa, cuando dos muchachitos extrangeros acababan de chocar a un taxista enfurecido. Sí sí, como lo leen... la flamante y no poco arrolladora "Celestina" se cruzó en el momento inadecuado con un veloz -característica mundial tachers- conductor. Mientras tanto Aymi y Juancho avanzaban despacio meneando la cabeza como si miraran la pelota de un partido de tenis, pero no era eso, sólo estaban buscando un cartelito que indicara para qué mano iba la calle. Y... pumba! taxista veloz contra "Celestina" arrolladora. Por supuesto nuestra guerrera no tuvo ni un rasguño en un su garrote de acero que funciona como paragolpes, pero el taxi sí... farolito roto y señor nervioso! La tranquilidad ante estas situaciones nos supera, no porque nos pase todo el tiempo sino porque siempre supimos que nos podía pasar en cualquier momento de estos ya 25 mil kilómetros recorridos y miles de esquinas de partidos de tenis. Aquí es donde vuelve Fidel a nuestra historia, interrumpiendo el reclamo millonario que hacía nuestra víctima y ayudándonos a conseguir un farolito. Resuelta la historieta tragicómica del día de hoy.

Rumbeando hacia el norte guatemalteco volvimos, después de tanto tiempo, a hacer algunos kilómetros en línea recta, algo que habíamos perdido entre las miles y miles de curvas que venimos manejando en Centroamérica. LLegamos a las Cuevas de la Candelaria, milenario y extraño lugar ubicado en esta zona maya. Allá hicimos un recorrido bajo las montañas, donde observamos raras formaciones elaboradas durante cientos de años por una misma gotera que cae sin cesar arratrando residuos de las rocas de la superficie. Nos subimos a un gomón y nos adentramos en el río subterráneo, entre la oscuridad y los murciélagos un poco pude concentrarme en ver algo por ahí adentro.



¿Asustado o asombrado?






Siguiendo el camino la Estan se vuelve a poner las patas de rana:



Y llegamos a Tikal, cuna del comercio y la voluptuosidad maya. Increíbles pirámides reflejan la importancia de esta cultura, su inteligencia, persistencia y majestuosidad.

Puede observarse a una pequeña -sí, aún más pequeña- Aymi haciendo de rey maya en la cima de la pirámide. Aunque en realidad está pidiendo al cielo un poco de agua después de subir 345 escalones empinados:




La magia de este viaje, la enrgía de este lugar o la pura coincidencia hacen que los cuatro fantásticos se vuelvan a reunir encontrándose imprevistamente entre las ruinas del Parque:




De nuevo a la carretera con un autito blanco molesto adelante... ¡pero qué buena compañía citroamigos!
La ruta nos conduce derecho a Belize, pequeño país. Tierra antes perteneciente al territorio guatemalteco, cientos de años manejado por los ingleses y hace apenas sólo 20 que obtuvieron su indepencia, pero imagino que poca identidad deben tener. Imaginar es fácil, mejor vamos a verlo.
Entramos a un lugar en donde todos hablan inglés, la mayoría de su población es negra entre la etnia garífuna y creol, procedentes de Africa y Jamaica en su mayoría. Aunque es el país tambien conocido como "imposible-compar-algo-en-el-supermercado" la pobreza se siente y el peligro se respira. Un sólo día por las calles beliceñas nos alcanza para darnos cuenta que no estamos preparados, o que haber llegado de Guatemala en donde tuvimos que trabajar mucho para sentirnos seguros y no estar todo el tiempo perseguidos, o simplemente que esas situaciones que se nos dan siempre hoy no quisieron darse.
Y "mañana nos vamos" fue la conclusión pronta y final del grupete. Decir nos vamos quiere decir salir de nuevo a la ruta y en este pequeño país de sólo 200 kms de largo enseguida nos topamos con otra frontera. Y esta vez es de un lugar bien conocido e incesantemente pensado por nostros: MÉXICO!!!! Ahí está nuestra tercer América, la estamos pisando con pies cansados que lograron experiencias increíbles... Se renuevan las fuerzas, creemos en nosotros una vez más, por suerte Norteamérica es la más grande, miles y miles de kilómetros quedan por recorrer, cintas y cintas grabadoras están preparadas en estos casquitos, ojos bien abiertos, seis sentidos andando, gente y lugares esperando. Una Celestina, dos personas y ganas, MUCHAS GANAS...

A seguir nomássss!!





Festejo a orillas del mar de Calderitas... entre nachos y frijoles!



Y el paraíso existe... la arena es blanca, no quema, es finita como la sal más fina, no pica cuando hay viento, el mar te encandila de lo celeste que es, está a una temperatura de pileta climatizada, calmo y sin piedritas ni algas ni nada, sólo se ven los pies, arrecifes cerquita de la orilla para ver maravillas de peces... sólo falta el choripan!

No es que no teníamos otro lugar donde dormir... la orilla de esta playa se asemejó lo mejor posible a un hotel de lujo en el que se olvidaron de poner el mosquitero.