21 de mayo de 2010

Salt Lake City II

Y Salt Lake terminó siendo un "Salt si puedes". Pasaron dos semanas disfrutando con la gran familia, y cuando llega el día de irnos organizamos una despedida. Juntada, cena y guitarra no pudieron faltar, y de repente... "Pero para qué se van? Por qué no se quedan? Si en Yellowstone hace bajo cero, se van a congelar!"
Primero risas, después cara de duda... en chiste, después cara de duda... de verdad, después votación y... "Quedémonos una semana más!"













Entonces no nos costó subirnos a la camioneta de Pablo y Nati para salir a dar vueltas por los alrededores de la ciudad. No nos dejamos de sorprender de lo hermoso que es este lugar. Sus montañas nevadas nos dejan disfrutar de un fantástico culipatín, con bloopers y todo, como no podía ser de otra manera.

Después tardes de pesca, o "intento de" porque no salió nada che, a la noche no se comió pescadito sino el famoso sandwichito!
Y más idas y vueltas, los muchachos trabajan mientras las damas hacen shopping en las segundas... todo por un $1!!
Y por supuesto no pueden faltar las tortas, bolas de fraile, empanadas, choripanes, choripanes, choripanes...


Mica conectándose con sus raíces...









Se acerca el 10 de Mayo, cumple n° 26 de Juancho. Especial para un regalito personal de Ipi, una hermosa torta preprada con sus propias manos y mucho amor, hasta se puso la camiseta para semejante momento!!




Marcelo dio su premio por quedarnos, tres vinitos y una guitarreada fueron los protagonistas de la noche.






Tardes de parque, "completos" chilenos hechos por Alicia, visitas de Spencer (más amigos del camino) y la entrevista con la gente de la Universidad terminó en reunión con comida mexicana...
Y bueno, más hogar, el último tal vez... el que tanto extrañaremos, el que tanto recordaremos cada vez que necesitemos el calorcito humano que nos brindaron en Salt Lake. No sólo Nati, Pablo, Ipi y Mica fueron nuestra familia, cada uno que nos visitó, que nos llevó, nos trajo, nos invitó, nos cocinó, nos ayudó con las compras, los regalos, las palabras de aliento para este último tramo, cada uno de ellos, TODOS ahora SON nuestra familia, la cuál se agranda cada vez más con cada paso que damos en este viaje.


Y ni ellos ni estos momentos quedan atrás, quedan bien adentro de nuestras experiencias adquiridas que hoy nos hacen mejores personas, GRACIAS A TODOS!!!

Ahora ya estamos en camino... dejando las rutas de Utah y entrando a Wyoming, por una vuelta más por más Parques Nacionales, hasta la próxima!!!

7 de mayo de 2010

Salt Lake City


Y llegamos a Orem, donde nos esperan nuestras bujías. En la puerta de la casa de un amigo argentino del camino, Leo, estuvimos esperando todo el día porque no había nadie. Y nadie llegó, tampoco nuestras bujías. Esperar otro día más a esta altura significa un sacrificio, "La Celestina" ya no aguanta más. Y la cosa empeora: mientras buscamos el correo por toda la ciudad sin suerte, empieza a nevar y la temperatura baja cada vez más mientras se hace de noche. Pues hay que pasarla y rezar para que mañana lleguen al fin los repuestos.
Qué feo día pasamos, dando vueltas, con nervios, y sobretodo con frío! Pero a mal tiempo.... buena cara: pasaremos la noche en un Wal Mart que abre las 24 hs, disfrutaremos de la comodidad de sus baños y....
saldrá Gran Picada Gran en la Estan!


Noche helada, arrancar la camioneta es imposible, caminamos hasta la casa de Leo y esperamos afuera al camioncito del correo. Con nervios porque no llegue, con nervios porque si llega no sabemos si las nuevas bujías funcionaran... y si no funcionan, no conocemos el problema y tampoco la solución.
Pero un mal día por uno bueno, y hoy nos toca el bueno; así que al llegar a la casa sólo esperamos 5 minutos y el camioncito da vuelta en la esquina, frena en la casa y deja algo en el buzón: un sobre regordote: nuestras bujías!!!!!!
De vuelta en el hogar Wal Mart, ahí espera nuestra camio ansiosa de andar. No tenemos la herramienta que necesitamos para poner las bujías pero un hombre que vive en su motor home nos la presta. Juancho las coloca rápidamente y ahora toda la emoción se reduce a una simple giradita de llave: nos vamos a Bariloche o no? Arranca o no arranca?
Cha chaaaaaaaaan...



Y ARRANCÓ!!!!
Seguimos viaje por la carretera, y las hermosas montañas nevadas nos acompañan!
Salt Lake City, la capital del estado de Utah se asoma...
Y allí nos esperan nuestros citro-amigos y la familia argentina Palavecino-Blanco, ellos son: Nati, Pablo y sus nenas Ipi y Mica. Nos contactaron por el blog y nos esperan desde hace rato, acá estamos para formar, lo que desde ahora será, un gran equipo.



Todos juntos en su departamento, de comida en comida de charla en charla, de juego en juego... compartiendo en familia. Nos recibieron, no con ocho, sino con un millón de brazos abiertos. Cómo agradecerles lo que hasta ahora siguen haciendo por nosotros: la mejor manera es decírselo de todas las formas... GRACIAS POR ESTOS HERMOSOS DÍAS JUNTOS!!

Y no sólo ellos nos brindan calor de hogar, todos sus amigos también: Romi, Brian (Argentina y Estados Unidos) y sus seis nenes; Marcelo, Alicia y Nicole (Chile); Erica y Diego y sus cuatro hijos (Argentina), Lucas y sus tres nenes (Argentina). Todos ellos nos abrieron las puertas de sus casas, nos tienen de acá para allá, nos golpean la puerta y nos traen facturas o algún vinito... enseguida se arma el truco, el fútbol o el asado... como en casa! Mimos que nos hacen falta, para no extrañar tanto...



     




Zoe, Mathew y Elijah disfrutan de un paseo en "La Celestina"



Ay que cosa lindaaaa... Parecen dos angeitos... (parecen!)


La nieve se asoma a Utah, a pesar de que estamos en primavera, el invierno no se quiere ir y nuestro próximo destino, por supuesto, está más al norte y bien arriba de las montañas... seguir no se puede, hay que esperar. Y bueno haremos un esfuercito y nos quedaremos.
De paseo en paseo, sale la gran familia, mate en mano y a recorrer... Los aleredores de Salt Lake son hermosísimos, y más con tanta nieve como ahora.
Paseamos por las montañas, visitamos el Centro de las Olimpíadas de Invierno 2002, vimos enormes pistas de ski, caminamos por un helado pueblito de cuento... Park City; después cañones y más cañones, lagos y cascadas, pero todavía falta el esperado culipatín (las risas serán para el próximo capítulo).



Visita a Maritza, amiga de Brenda de Las Vegas, nos estaba esperando para recibirnos con una cálida cena.



También nos hicimos una visita al encuentro de folklore latinoamericano que se hace en la ciudad. Nos dieron la oportunidad de exponer nuestros libros y artesanías, además de disfrutar otro día en familia entre bailes típicos y música andina.




Y la parte masculina de la familia SI que es unida...



Faltará el culipatín, pero lo que no faltaron fueron las arduas guerras de nieve!
Pobres Ipi y Mica, no creyeron que tirarle una inofensiva bolita de nieve a Juan haría que éste se convirtiera en un insaciable e inagotable niño con juguete nuevo...







Y no podía ser mayor "coincidencia" que nuestro anfitrión trabajara de algo relacionado con lo que a Juancho le gusta tanto: la escalada. Un recorrido por la fábrica y unos pases para escalar en el muro!


No sabíamos como calmarlo... terminó en hundidísimo en la nieve!

Y así seguimos disfrutando de esta bella ciudad, bella familia y bella comunidad de amigos.
Esperemos que SALT Lake no sea un "SALT si puedes" más en nuestro camino. Aunque nos cueste irnos, debemos hacerlo, el próximo destino es uno de los más esperados: YELLOWSTONE!!