20 de octubre de 2010

¡¡VOLVIMOS!!

 Hoy escribimos después de días, meses, de espera, de sentirnos "con una pata en Argentina". Hoy escribimos despuès de pasar por mucho tiempo de ansiedad, de días de manejo desde Alaska hasta el siempre indeciso puerto final desde donde saldrían los autos, que terminó siendo Veracruz; ubicado a la mitad del continente, lejos, bien lejos de Alaska, el lugar que durante mucho tiempo creímos que sería donde terminaría el viaje. Hoy escribimos después de hacer mil trámites, llamadas, idas, venidas, insistencias, averiguaciones, "mangueadas", pedidos de ayuda, días, semanas de espera, de cambiar una y mil veces la manera de volver, el destino de llegada: por barco, por tierra, combinando ambas, por avión, a Chile, Brasil, Argentina, Ecuador, Venezuela, Colombia o Perú, etcétera, etcétera.
Y todo, toooooda esa incertidumbre, esas peleas, esos nervios, y esa ansiedad linda, todo por este momento:


Ellos nos vinieron a buscar, 19 de octubre llegamos a Ezeiza; ellos, nuestra alegría, nuestro motor, nuestros amores, los que nos regalan "esos pequeños y grandes momentos" que hoy valoramos más que nunca, los que nos dan un abrazo cuando saben que lo necesitamos y cuando no también, los que nos miman, los que están ahí siempre: LA FAMILIA

-Juancho y sus hermanos-

-El nuevo, único y tan imaginado "sobri"-

-La prole descontrolada en el dpto de Ampi en Bs As, en DOS segundos circulaban DOS mates, DOS termos, DOS docenas de facutras y DOS millones de palabras por segundo-


-Estas son las fotos del almuerzo, la famosa "picadita" argentina, tan ansiada e imaginada como el sobrino-

Hoy les escribimos un día después de llegar a casa, cansados, mimados, comidos y bebidos, relajados aunque todavía enloquecidos, pero sobretodo realizados y en buen camino, con mucha paz porque desde el día en que elegimos esto, hasta hoy y hasta el resto de nuestras vidas nos creemos capaces de hacer lo que querramos, cueste lo que cueste, dejarnos fluir, aunque eso signifique ir contra la corriente, para perseguir lo que sea que nos haga sonreir cada día, que nos haga sentir como hoy:

¡¡¡¡MAS FELICES QUE NUNCA!!!!

...GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por ayudarnos, por dejarnos conocerte, por SONREIR con nosotros, por DESPERTAR TUS GANAS, por perseguir LO QUE QUERES, por MOTIVAR  a otros, porque cada vez sean MAS las AYUDAS, los SONRISAS, los AMIGOS, los MOTIVOS y las GANAS DE VIVIR!!!!

Los dejamos para que lean, disfruten y vivan esta historia con nosotros, mientras tanto vivimos lo que hoy nos toca, lo que hoy elegimos, algo que hoy y siempre, auqnue nos vayamos mil veces, por mil Américas más, nos hará latir el corazón a mil por horas cada vez que nos toque decir:

"Vuelvo al Sur...."

Veracruz, Puebla, Mexico DF (Mexico) y Bogotá (Colombia)

Pasaron los días en el puerto de Veracruz, Facu y Juan se dedican a hacer los trámites para embarcar los autos, que como siempre se quieren complicar, pero con la ayuda de grandes personas como Karim y Ricardo de la agencia naviera Transpac, todo puede ser más fácil, como siempre también, no estamos solos...



-Comiendo "chapulines", los famosos grillos salteados que se venden a la par del maní salado-

Tantos días en la ciudad nos hacen buscar nuevos anfitriones: Pepe, Luis y la que de aquí en más será "la tía Angie", nos alojan en su casa y nos miman demasiaaaaaaaado. Paseos por todos lados, famoso cafecito en el "Café de la Parroquia" en el malecón veracruzano, amasada colectiva de empanadas y enseñanza general de los famosos bailes "danzón" y "son cubano" en la plaza de la ciudad. Ademàs, disfrutamos del último hogar mexicano que nos recibirá en este viaje. Una hermosa familia que nos regaló momentos icreìbles, dos amigos y una tía genial!!!!!








Y los autos se fueron, el viaje por tierra Norteamericana terminó para ellos, tristes pero felices por volver a casa, el Citro y la Estan se suben contentos al TAGUS, el barco que los paseará por el Atlántico hasta llegar a Argentina el próximo 31 de octubre. Nosotros tenemos que esperar al 18, cuando sale nuestro avión. Mientras tanto haremos tiempo, calmaremos la ansiedad de saber que ya llegamos paseando.
¿Y ahora, qué hacemos? Sin los autos no somos nada... nos sentimos huerfanitos pero es nuevo desafío, una nueva aventura que se llama: viajar por México sin plata y sin autos= hacer dedo.
Como siempre la hospitalidad de los mexicanos y su enorme corazòn hacen que solamente esperemos un rato en la ruta, con sólo unas mochilas y muchas ganas de acercanos al día de la vuelta.
Un camionero nos levanta, nos amuchamos en la cabina y nos lleva hasta Puebla, charla, flores, narcocorridos y película en el medio.


De nuevo en la hermosa ciudad colonial, unos ocho meses después, arribamos a la casa de Marce, una amiga cordobeza que nos esperaba contenta, y no esperó para hacénosolo notar, ella, Vicky su hija, y Salvador su esposo, nos tratan de maravilla, qué mejor que hacernos sentir como en casa, más mimos y mimos que calman la ansiedad de estar a sólo unos días de volver a ver a nuestra gente.





 -Paseando en el mercado de "Los Sapos"-

-Normis y Arturo, amigos del Club de Autos Antiguos, de la vuelta anterior, nos pasean también; y si es raro y feliz encontrarse con ellos ya estamos palpitando lo que será ver a la familia y amigos de siempre-

Diez días después, se acerca la fecha del final, nos vamos de nuevo a dedo hasta el DF, la capital mexicana. Nos reciben Polo (mexicano), Alex y Caro (argentinos); de maravillas, sin palabras con esta gente, como cada vez, algo que por suerte siempre pudimos decir, desde el principio, con la familia Castillo de San Juan allá por julio de 2008, hasta el final, 2 años y cuatro meses despuès cuando nos reciben ellos en DF, todos nuestros anfitriones nos dieron su hogar, nos regalaron un amigo, una amiga, un tío, una tía, abuelos, primos, papás, mamás y hasta sobrinos! Qué más podemos decir, sólo:
¡¡¡GRACIAS!!!
¡Y vayan a visitarnos, comerá tanto asado que les va a salir por las orejas!

-Comiendo taquitos de escamoles (huevos de hormigas) en un restaurante mexicano-


Visitando el Estadio Azteca:


-El impresionante, inmenso y magnífico tesoro, el Museo de Antropología de México y su show:




-Cabeza Olmeca-

-El famoso calendario azteca en su gigante piedra original-


-Arte huichol, puras mini-nostacillas-

Y llegó: 18 de octubre, "al aeropuerto muchachos, se van pa' casa":
"AAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYY!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!"


Chaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuu =(

Menos de cinco horas hasta Bogotá, por ahí abajo de las nubes pasaban Mexico, Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia. Nueve países recorridos de punta a punta, por muchos días, por muchos meses y hoy pasamos saludándolos desde arriba en algunas horitas nomás. Repasando...
Emocionándonos...
Sintiendo...
Repasando...
Llorando...
Riéndo...
Alucinándonos...
Repasando...
Enamorándonos...
Siendo...
Viviendo...
Repasando...
Volviendo...

Diez horas de escala en Bogotá nos dan tiempo para salir del aeropuerto y pasear un poco por la ciudad de la mano de Camilo, amigo de Facu y Loli que nos hace de guía en nuestro mini paso por la hermosa capital colombiana.





Y de nuevo al avión. Ahora sí, se agudaiza la ansiedad, a sólo unas horas de abrazar a los nuestros, de conocer a nuestro sobrino de casi dos años, de pisar la calles de nuestra amada Argentina, de charlar entre mates con toda la familia ¡¡qué momento tan imaginado!! Imaginado por allá en Bolivia cuando teníamos frío, en Perú cuando extrañábamos, en la selva de Ecuador cuando vivimos la experiencia más intensa, en Colombia cuando bailábamos salsa, en Nicaragua cuando compartíamos un tamal con una familia de la sierra, en Guatemala cuando tuvimos miedo, en México cuando conocimos el paraìso, en Cuba cuando conocimos otro mundo, en Estados Unidos cuando nos faltaba tanto, en Alaska cuando nos sentimos tan llenos.

Pero eso no es nada, lo más importante es que estamos a sólo unas horas de COMER ALFAJORES OTRA VEZ!!!!!!!!!!!!!!