17 de agosto de 2009

San Salvador, El Salvador

Llegamos a El Salvador y el pais cumplio directa y rapidamente su significado literal: salir de Nicaragua, entrar a Honduras, salir de Honduras y todo lo que conllevo esta tarea de cuatro arduos dias de espera y tramites fronterizos nos hizo desear la salvacion de entrar a esta tercera nacionalidad.
Una vez mas los paisajes no son lo que nos deslumbran (si lo son la cantidad inmesa de sandias) pero la gente, cada una de las personas que concimos desde que pisamos tierra salvadorena se dedico a demostrar que clase de calidad humana vamos a encontrar en este breve recorrido.

Nuestro anfitrion Amado ya nos esperaba en su pequeno nido cultural donde nos alojo varios dias en los que estuvimos rodeados de pilas de libros y buena musica. Despues nos fuimos otros dias a la casa de Fabricio, el tambien nos esperaba para recibirnos de diez, pero entre requeson y tortillas! El fin de semana nos sacaron a pasear por varios lugares bellos de El Salvador: la laguna, la Ruta de las Flores, la Ruta de los Naranjos, Santa Ana, Juayua, Ataco... en fin, todo El Salvador en un dia, en el pais de los 400 kilometros de largo y 150 de ancho es posible.














El famoso CHOCO-BANANO deleito a Juancho y se le salieron los ojos durante el recorrido hacia su boca.

Conocimos a mucha gente durante nuestra estadia en la City, entre tantos, visitamos a una familia, graaaaaaan familia. Con ellos fuimos a pasear, cenamos en su casa varias veces y asistimos a la fiesta de su Iglesia Mormona -para donde tuvimos que vestirnos decentes, en las fotos detectaran facilmente el dia de la fiesta-













Ya los chicos no saben por donde mas dejar sus huellitas... los Bomberos no pueden faltar, y conocimos el Super Cuartel de los Super Bomberos de San Salvador, unos genios!







El ultimo fin de semana lo dedicamos a exponer nuestra belleza... bue!
La Celestina radiante en Multiplaza, uno de los mas visitados centros comerciales de El Salvador. Ahi estuvimos durante dos largas jornadas comiendo por todos lados con los bouchers de regalo mientras la camio hace su trabajo.






(Gracias a Gerardo y su gran disenador!)

Nunca respondimos tantas preguntas en tan poco tiempo, pero la mas graciosa, y la que mas vale la pena anotar es: "Y ahora en que pais estan?", pregunto un "desubicado"
Pero lo mejor fue toda la gente que conocimos, entre ellos a la familia Martell, "Kilite" es de El Salvador, Cristina es de Brasil y Mariel (su hija) es de aca tambien pero vive en Alemania. Ellos nos despiden de la mejor manera y como siempre, los ultimos dias en un pais nos hacen recordar, a traves de su gente, quienes estaran aca siempre con los brazos abiertos!